Nuestros Servicios

 

ODONTOLOGÍA ESTÉTICA

Una sonrisa atractiva es fundamental para un aspecto facial agradable. 
Hoy en día los tratamientos bucales demandan tanto funcionalidad como una estética a la altura de las exigencias de la sociedad, por lo que el odontólogo del siglo XXI debe estar a la última en los procedimientos que faciliten tener una boca perfecta. 
Los tratamientos de ortodoncia, las carillas estéticas, los blanqueamientos dentales, o las coronas de circonio son algunos de los medios que ponemos a su alcance en nuestro centro para sacar el mayor potencial de su sonrisa en un tiempo mínimo.

BLANQUEAMIENTO DENTAL

Los dientes pueden oscurecerse o adquirir ciertas tinciones por diversos factores, entre los que se destacan determinados alimentos y bebidas (café, vino, té, colorantes alimenticios, …), el tabaco, el déficit de higiene, bacterias cromógenas presentes en la cavidad oral, …

Existen diferentes tipos de coloraciones que, según las características que tengan, responderán mejor o peor frente a un blanqueamiento dental, algo que deberá valorar el profesional.

Contamos con varios productos blanqueadores, entre los que destacamos como más común el peróxido de hidrógeno, empleado a diferentes concentraciones según el caso a tratar.

Este producto puede aplicarse en su propio domicilio siguiendo las indicaciones pautadas por el odontólogo o bien en consulta bajo la supervisión del profesional, generalmente acelerando el proceso a través de luz y calor (lámpara blanqueadora).

Tras un tratamiento blanqueador se puede comer y beber con normalidad. Únicamente se deben evitar ciertos alimentos y bebidas durante el tiempo de estabilización del nuevo color obtenido. Estas limitaciones serán indicadas por el profesional una vez concluido el tratamiento.

La sensibilidad dental que se puede generar tras el proceso blanqueador, siempre temporal, se controlará con pasta, gel y colutorio desensibilizante que ayudarán a proteger el diente frente a agentes externo. En ningún caso el diente blanqueado sufre ningún daño ni lesión.

Los resultados del blanqueamiento se mantienen a largo plazo, siguiendo siempre ciertas precauciones en cuanto a higiene oral, alimentación y hábitos nocivos.

Hay que tener presente el envejecimiento dental, ya que con el paso de los años la estructura interna del diente se vuelve más amarillenta, pero un diente previamente blanqueado siempre responderá mejor frente a dicho envejecimiento.